ARCHIVE

Imanes con tapas o chapas de botella

Las chapas o tapas de botella, elementos que se desechan en gran cantidad, son materiales a los que se les puede dar una segunda vida como elementos decorativos. Fomentando la buena práctica del reciclaje en nuestra vida cotidiana, se pueden elaborar unos bonitos y atractivos imanes para cualquier superficie metálica que deseemos resaltar.

Puedes empezar por recolectar aquellas que consigas en las botellas de refrescos o cervezas que tengas a tu alcance, hasta alcanzar el número que consideres necesario para empezar a trabajar. También necesitarás:

  • Imanes pequeños con tamaño y grosor proporcionales al tamaño de la chapa (puedes encontrarlos en las tiendas de artículos para decoraciones o en cualquier ferretería)
  • Rotulador permanente (en algunos países se le conoce como marcador) del color de nuestra preferencia
  • Pintura o esmalte de colores variados
  • Pegamento líquido de secado rápido y resistente
  • Un pincel.

Inicialmente deberás lavar y secar muy bien las chapas que vas a utilizar. Es preferible, por supuesto, que las chapas no estén dobladas o que cualquier defecto que puedan tener sea fácilmente corregible con un alicate o herramienta afín, a menos que pretendas incorporar ese defecto al diseño.

Debes adherir el imán por el lado interno de la chapa, utilizando el pegamento. Debes tener en cuenta que el grosor del imán debe ser igual o ligeramente mayor al del fondo de la chapa para que pueda hacer contacto con la superficie metálica donde va a ser fijado una vez elaborado.

Luego, debes aplicar una capa de esmalte sobre la superficie externa de la chapa, cubriéndola uniformemente. Una vez que se haya secado se procede a pintar cualquier motivo sobre la superficie de la chapa, utilizando para ello el rotulador. Más imanes personalizados en www.imangram.es

Puedes pintar caritas, flores, imágenes de animales o lo que venga a tu imaginación. Incluso puedes utilizar rotuladores de distintos colores para darle mayor colorido a los motivos que escogiste; asegúrate de de aplicar una capa de barniz al finalizar para proteger el diseño.

Microcréditos

Este producto es similar al minicrédito, solo que el monto a otorgar por parte de quien financia, es mayor, tiene como principal finalidad, el financiamiento de actividades comerciales, para la pequeña y mediana industria comercial (PYMIC), para el emprendimiento o también para realizar reparaciones, remodelaciones o cambios en el inmueble o del mobiliario con el cual se trabaja, particularmente, también se puede solicitar, sin necesidad de una personalidad jurídica, pero con la variante de que, no es como todos los créditos al consumo, que basta con probarle al banco que puede cancelarse y sin demora las cuotas y sin perjudicar el presupuesto, que no suponga un riesgo de pérdida para la entidad por impago y que no tenga registro de morosidad con otras instituciones, para que su análisis de riesgo sea aprobado y se liquiden los fondos.

Diferencia con el minicrédito

Aparte de la notoria diferencia en el monto otorgado; en el caso del Microcrédito, hay que comprobar además de la capacidad de pago, que los fondos serán empleados en la actividad para la cual se han solicitado, que es lo único que al banco le dará garantía de que será productiva y generará el ingreso con el cual se pretende pagar la deuda.

Microcréditos para emprendedores

Cuando se comienza una actividad comercial o productiva, se necesita financiamiento o capital para poder poner en marcha el proyecto, los microcréditos para este fin, se destinan a la compra de maquinaria, acondicionamiento de instalaciones, compra de materia prima, vehículos y mobiliario que se necesita para que se ejecute la actividad proyectada, en este tipo de otorgamiento de microcréditos, el banco tomará como garantía, todo aquello que haya sido adquirido con el dinero prestado, en caso de entrar en impago, podría bajo ciertas condiciones, embargar los bienes que sean necesarios para cumplir con la obligación financiera que se ha contratado. Para los nuevos emprendedores, un microcrédito puede tener muchos beneficios, pero también suponer un gran riesgo, sabiendo que su actividad productiva puede no ser tan lucrativa al inicio de operaciones.

Desconectar de la rutina en una escuela de baile

El otoño trae consigo los deseos de retomar de nuevo la actividad deportiva, cultural y social de siempre, aunque en ello se imponga una cierta disciplina y rutina que favorecen la vida diaria durante los largos meses de otoño e invierno. Encontrar una escuela de baile es una opción que muchos deciden para poner en marcha de nuevo el ritmo fuera del ámbito laboral y familiar, no solo para mantener la línea que se ha perdido en verano, sino también para divertirse con esta actividad.

Así pues, algunos buscan un cambio y precisamente el baile ofrece muchas posibilidades a un público que recorre todas las franjas de edad, desde los niños a los abuelos. Y es que la danza va unida a la música, y esto es algo que también cala en los usuarios de ambos sexos y edades sin que existan limitaciones en las academias de baile. Aunque muchas se especialicen o destinen clases diseñadas para el público infantil para no mezclar aptitudes o bien se por niveles para que nadie se aburra o se pierda durante las lecciones.

Sin embargo, decantarse por un centro u otro tiene mucho que ver con varios factores, sobre todo con las expectativas que se desean alcanzar y la motivación inherente a ellas. De hecho, no es lo mismo optar por un centro donde los niños aprendan baile clásico, flamenco o ritmos urbanos también en el tramo infantil. Dependerá de la inclinación personal del usuario, en este caso también de la implicación de los padres y, cuando ya se trata de adolescentes que empezaron desde niños, quizás la escuela de baile Madrid deba ser profesional.

Y aquí hablamos de aficiones, de pasatiempos o de futuros profesionales del baile, del espectáculo o de las llamadas artes escénicas, para las que proliferan centros de nueva creación que dan cobertura a inquietudes de este calibre. También coexisten academias de baile donde el público mayoritario es adulto y acude para socializar a la vez que se ejercitan, se divierten y disfrutan aprendiendo ritmos nuevos y a bailar sus favoritos.

Sin duda, es una manera diferente de desconectar de la rutina y de liberarse del estrés. Y es que en una escuela de baile como http://baileypilatesmadrid.com/ no tienen cabida los problemas laborales ni personales, ya que durante las clases solo es momento de divertirse con los compañeros mientras sin quererlo la música se va apoderando de cada uno de nuestros movimientos.

loading
×