Cambio del tubo de escape

Siguiendo las tendencias, algunos cambian los tubos de escape silenciosos del vehículo por resonadores, pero es solo un cambio estético, pues su funcionamiento no se afecta en nada por ello. En realidad, es una de esas piezas que, por verse como algo simple, se pasa por alto y se le deja en el olvido, cuando es la que se encarga de que salgan los gases del coche, reducir los ruidos y, a manera general, contribuye con el buen rendimiento del motor.

Para no pasar un mal rato inventando, hay algunos tips que le pueden ser de ayuda para saber de qué se trata todo esto:

Cambio del escape: al tenerse aparcado un vehículo por un tiempo prolongado, se puede crear humedad, lo que corroería la pieza. Los golpes en el suelo es un claro aviso de necesitar un cambio, o cuando el combustible se consume exageradamente. Su vida útil suele estar aproximadamente hasta los 80.000 kilómetros, si es usado para trayectos largos.

Proceso de cambio: el catalizador, el tubo de escape y el silenciador componen el sistema de escape. Si pondrá piezas nuevas debe asegurarse de que estén homologadas,  por muy estéticas que luzcan si no cumplen con las normativas de circulación no las use, dado que es probable que perjudiquen su funcionamiento.

Quitar y colocar el tubo: deje que el coche se enfríe completamente para evitar el riesgo de  quemaduras. Para identificar las piezas que serán extraídas eleve el coche, después realice el corte y retire los tornillos del silenciador. Impregne los repuestos que necesite unir con suficiente grasa, instálelos en su sitio, se alinean, se comprueban que estén en perfecto estado y se enciende el motor. Inspeccione las uniones por si observa posibles fugas o componentes mal instalados, resuelva de forma oportuna.

Pueden hacerse modificaciones mientras no entorpezcan las funciones del tubo, no debe sobrepasar el parachoques, por ejemplo. Cambiar la boca de salida es una de las más comunes, e igualmente no debe ser un elemento exagerado.

Aun siendo uno de los elementos más fáciles de encontrar no está de más buscar otras opciones. En este tipo de reparaciones sencillas se van a menudo grandes sumas, que no se veían como tal porque se gastan gradualmente. Por suerte, en los desguaces encuentra atractivos precios con una muy buena relación precio – calidad. Visite https://www.piezasdesegundamano.es/ una página que le permitirá contactar con cualquier empresa de tal rubro, dentro del territorio español.

Con pocos clics solucionará todo sin moverse de su localidad y con absoluta seguridad.

loading
×