La recta final del curso ha comenzado y la verdad es que para muchos padres se convierte en un auténtico drama el poder encontrar la forma de dejar a sus hijos estos meses de veranos en los que deben trabajar. La verdad es que la gente que puede estar con ellos no sabe la suerte que llega a tener ya que aparte de disfrutar de ellos consigues ahorrar dinero sin necesidad de buscar un sitio en el que puedan estar incluso que se queden a comer. Mucha gente echa mano de los abuelos, si tienen la suerte de tenerlos cerca es una manera de que ellos también pasen tiempo con sus nietos, lo que ocurre es que no siempre es así y hay quien debe recurrir a escuelas de verano incluso personas de confianza que se puedan quedar con ellos en el horario laboral. Es verdad que los niños cogen con ganas las vacaciones, un curso de mucho esfuerzo en el que ha habido castigos y en el que sea trabajado mucho merece una buena recompensa, dejar jugar a lo que los niños quieran y que logren descansar forma parte de esas vacaciones de verano, pero es verdad que al final es mucho tiempo y los niños acaban aburriéndose, da igual que los lleves a diario a la piscina, da igual que vayan al parque a jugar, al final se convierte en una rutina también monótona que los termina por aburrir y hacer de las suyas.

Por eso es importante contar con diferentes alternativas es verdad que ahora el entretenimiento de los niños son los videojuegos y que no debemos quitárselos del todo porque al final también es una manera de aprender, pero es verdad que hay que racionarlos, saber dónde está el límite y enseñarles que hay después de los videojuegos.  Si quieres saber lo que puedes hacer entra y descubre más ya que por ejemplo, los niños pueden empezar a jugar a esos juegos de mesa que tanto hemos utilizado nosotros de pequeños, el parchís, hundir la flota, hacer uso de las manualidades que tan creativas pueden llegar a ser, jugar al balón, salir con patines, ir alternando cada día, por supuesto un poquito de repaso aunque hayan sacado muy buena notas, así nos daremos cuenta que los días pasan y que los niños de verdad disfrutan al cien por cien de sus vacaciones.